Blog de Instituto de Liderazgo

Viernes, 20 Noviembre 2020 09:19

Liderando equipos de Alto Rendimiento

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

¿Cómo podemos conseguir que nuestros equipos alcancen el alto rendimiento

¿Qué es un equipo de alto rendimiento?

Para definir un equipo de alto rendimiento (EAR) hay una enorme cantidad de definiciones. Para nosotros, después de más de 25 años trabajando e investigando en este campo un EAR es un equipo de personas capaz de conseguir resultados excepcionales de manera consistente,  adaptándose a todas las situaciones a las que se enfrentan.

Es muy común explicar que un equipo es de alto rendimiento con ejemplos de la Fórmula 1

 

15553368930903

O con ejemplos de un equipo de remeros perfectamente sincronizados

n1buy1z3eijvvkaldupc

Y esto es así. Realmente son equipos de alto rendimiento en su entorno (en este caso de certidumbre), pero la prueba real reside en saber si  son capaces de trabajar con la misma eficacia, eficiencia y alineamiento en un entorno diferente, en el que las circunstancias ya no son las mismas. Por ello la adaptación al entorno y la consecución excepcional de objetivos son clave en estos equipos.

Los equipos no nacen siendo de alto rendimiento, ni siquiera aunque sean creados con las personas más brillantes en su campo de especialización. Es necesario hacer un trabajo de desarrollo específico para que alcancen ese estadio.

¿Cómo se convierte un equipo “normal” en un EAR?

Los equipos se han convertido hoy en las unidades fundamentales de ejecución. Ya han quedado atrás los tiempos en los que las personas podían conseguir los objetivos individualmente. 

Vemos cada día que esa consecución de objetivos es complicada, debido a la  creciente incertidumbre, la complejidad, la interconexión y las dificultades tanto del entorno como de las propias organizaciones. Por ello, la colaboración y el trabajo en equipo se han convertido en la piedra angular de las organizaciones.

En esta situación, las compañías que han conseguido formar y asentar equipos de alto rendimiento tienen una ventaja competitiva significativa. Sus equipos son más eficientes, más eficaces y además presentan índices más elevados de compromiso y permanencia en la empresa.

El proceso  de alcanzar el alto rendimiento en un equipo requiere un esfuerzo consciente tanto de los líderes como de los equipos. 

No se llega a alcanzar ese estado por llevar mucho tiempo trabajando juntos. No se llega a ese estado por tener muchas personas brillantes en el equipo. Tampoco se llega simplemente por alcanzar los objetivos.

Entonces, ¿Cómo se llega?

Un equipo se convierte en un EAR  cuando  cumple, trabaja y está en constante profundización de  los siguientes  5 requisitos:

  1. Reto ambicioso.

Un EAR no cumple los objetivos, los sobrepasa y como punto de partida pide unos objetivos que parecen difícilmente alcanzables, pero que son los que les empujan a dar de si mucho más de lo que se esperaría de un equipo “normal”. Un rasgo interesante de este tipo de equipos es que no se quejan, al contrario, los objetivos desafiantes los motivan y además cumplen la función de “imán”. Atraen a personas sobresalientes que quieren dar el máximo de si mismos.

  1. Propósito compartido. 

Los miembros del equipo saben que pertenecen a un equipo que comparte algo más profundo que la consecución de un objetivo. Comparten una  razón de  ser, un vinculo que potencia de manera exponencial su sentido de pertenencia y les da una razón  colectiva, por encima de cada persona del equipo, para levantarse cuando las cosas van mal y para dar el 200% cuando las cosas van bien.

  1. Foco en fortalezas.

Los equipos de alto rendimiento  se coordinan entre sus miembros según sus puntos fuertes. Cada uno de sus componentes aporta aquello en lo que es bueno y  complementa a las fortalezas del resto. Trabajar sobre fortalezas implica controlar el ego y ponerlo al servicio del equipo. Nadie es bueno en todo y es necesario reconocerlo. Hay un equívoco común en este sentido, ya que se dice muy a menudo que en un equipo de alto rendimiento no debe haber “estrellas”. Pues bien, es justo al contrario, un equipo de alto rendimiento se compone de “estrellas” pero que ponen sus conocimientos y fortalezas al servicio del equipo y no de su propio beneficio.

  1. Confianza y compromiso.

Quizá el rasgo más acusado de un EAR es que detentan el máximo nivel de confianza. Por ello, se incrementa la velocidad en la realización de las tareas y se reduce el coste y la fricción de llevarlas a cabo. Esto no quiere decir que no haya debate sobre las ideas y que no haya puntos de vista diferentes. Pero los conflictos son creativos y cuando es necesario ceder y confiar en la opinión y punto de vista de otro componente del equipo, se cede y se confía sin problema. La confianza se trabaja diariamente, no sólo en la realización del trabajo, sino también en el entrenamiento constante (este entrenamiento y formación siempre es específico y adaptado a la realidad con la que se enfrenta el equipo)

  1. Acción y asunción de riesgos.

Los equipos de alto rendimiento son siempre equipos de acción. La consecución implica movimiento permanente. Reflexionan antes y después de los proyectos para su preparación y análisis, pero son fundamentalmente equipos de acción. Esta acción implica asumir riesgos y  para ello, tienen suficiente preparación para el análisis adecuado, y autonomía para poder asumirlos. La confianza, de nuevo, es el factor fundamental para que el equipo acepte el riesgo y la consecuencia del mismo.

Como  decíamos más arriba, estos elementos fundamentales no vienen por si solos, ni se producen de manera automática en los equipos. Hay que trabajarlos con dedicación, conocimiento y de forma consciente. Para ello, el papel del líder es fundamental.

images

¿Qué habilidades necesita el líder para  convertir a su equipo en un EAR?

 En todas las organizaciones, por más horizontales que sean, siempre hay una persona liderando al equipo.  El estilo de estos líderes varía según sea el entorno en el que se mueve y el nivel de madurez del equipo. Pero ¿cómo se lidera un EAR?, ¿Qué habilidades necesita el líder de este tipo de equipos?

Además de las habilidades clásicas de los líderes (capacidad de generar Dirección, alineamiento y compromiso. Habilidades técnicas, sociales y estratégicas), el líder de un EAR necesita desplegar a fondo las siguientes habilidades.

  1. Actitud positiva y empuje para proponer y aceptar  retos y objetivos que van más allá  de lo que se suele aceptar.
  1. Capacidad conceptual y conocimiento de las dinámicas del equipopara trabajar y hacer consciente periódicamente el propósito compartido del equipo. Esto le hace dedicar un tiempo específico para trabajar al equipo, para recordar la razón de ser y para profundizar y trabajar el sentido de pertenencia y su vínculo a la organización.
  1. Conocimiento de las personas de su equipo y de las variables fundamentales que permiten su desarrollo. El líder de un EAR conoce las fortalezas de cada uno de sus componentes y hace que estén en constante desarrollo. No hace lo mismo para todos, sino que personaliza su desarrollo y combina esos conocimientos en beneficio del equipo.
  1. Genera confianza. Este es quizá el rasgo más destacadode un líder EAR. Potencia constantemente la confianza, especialmente  a través de la delegación de responsabilidades y tareas. Pero además, gestiona su ego para poder delegar también el liderazgo en las situaciones en las que hay otros miembros del equipo que pueden liderar mejor (por sus conocimientos). Asume los riesgos de su equipo y los defiende ante terceros. Reconoce el trabajo exceocional  pero a la vez exige el máximo de cada uno. 
  1. Da visibilidad a su equipo. Siempre que es posible reconoce públicamente a su equipo y transmite lo que hacen, con el objetivo de convertirlos en un referente y un ejemplo a seguir. Con ello además consigue que el equipo se convierta en un imán de talento y que las personas que realmente son apropiadas sean atraídas hacia el equipo.

Como vemos, tanto un EAR como su líder, necesitan un trabajo específico, consciente y sistemático  para alcanzar ese estado, y lo que es más importante, mantenerlo en el tiempo y ante las diferentes circunstancias a las que se enfrenten.

Contacta con Nosotros

Formulario de Contacto

Enviar un correo electrónico. Todos los campos con un asterisco ('*') son obligatorios.

Detalles de contacto

Llámanos
916 366 101

Office
Dr Ramon Muncharaz, 3, 28231 Las Rozas De Madrid
Email
info@institutodeliderazgo.com

Login

Detalles de contacto

Llámanos
916 366 101

Office
Dr Ramon Muncharaz, 3, 28231 Las Rozas De Madrid
Email
info@institutodeliderazgo.com